miércoles, 31 de julio de 2013

Describiendo a... (LIV)

Título: El Nigromante (en el idioma original, The Necromancer).

Autor: Michael Scott.

Sinopsis: [...] Josh y Sophie Newman están por fin en casa. Sin embargo, no todo está solucionado: ninguno de los dos ha conseguido la pericia mágica que necesitan para protegerse de los oscuros Inmemoriales [...]. Por otro lado, Dee también tiene problemas: quiere recuperar el Libro de Abraham completo y necesita la ayuda de los Arcontes. Para que el plan funcione debe resucitar a la Madre de los Dioses. Y para ello tiene que preparar a un nigromante. [...] (Extracto de la contraportada de mi ejemplar).

martes, 30 de julio de 2013

Mensajes varios

¡Hola! ¿Cómo han estado?

(Se oye el silbido del viento).

Sí, lo sé, últimamente en este blog no aparecía una entrada en la que parloteara yo, admítanlo (Bell rueda los ojos). Así pues, creo que debo contar algunas cosas.

Ha empezado la temporada de lluvias en mi ciudad, así que ya me tocó dos veces salir a la calle cuando parece que nos cae encima el diluvio universal y por eso me acatarré. Pero ya prácticamente me recuperé, solo toso un poco de vez en cuando y cargo con paraguas para todos lados, aunque mis pies sean los que sufran si es que se llueve.

El trabajo sigue igual de fastidioso, con épocas buenas y épocas malas. pero estoy planeando programar mis vacaciones de nuevo en octubre. No sé si repetiré excursión al Distrito Federal o en cambio elegiré otro destino (tengo ganas de ir a San Luis Potosí, aunque podría ser cualquier otra ciudad de la república, quién sabe...). Es época de fin de mes, por lo que andaré haciendo inventarios y saliendo tarde de la oficina (a Bell le dan escalofríos). También hay que ver algunas cosas de la auditoría de 2012 (atrasada, atrasada, que el plazo venció hace un mes).

A finales de febrero comencé a estudiar una especialidad en Impuestos, todos los jueves, de seis de la tarde a diez de la noche. He tenido malas rachas (como Seguridad Social y su examen del que no se entendía ni la mitad), pero en general me está gustando esto de "actualizarme". Acabaré de estudiarla en mayo del año entrante, así que espero que me vaya muy bien para que me den el certificado correspondiente.

Sobre escritos: bueno, saqué una mega-actualización el día de mi cumpleaños y ahora estoy concentrada en la segunda parte de Rilato, a la que a veces llamo "Memoro" (en esperanto, "recuerdo", del verbo "recordar"), así como en la quinta entrega de la Saga HHP, que parece que se quedará con el título de El Infierno de los Magos (abreviada EIM), todo porque procuraré mostrar una guerra mundial, cruel, tanto por los daños materiales como por las intrigas y los misterios que harán daño a muchos personajes. Por cierto, estoy pensando en estrenar EIM antes que acabe este año, depende mucho de cuántos capítulos logre adelantar antes de la fecha tentativa (que Bell todavía no decide, pero será una de esos cumpleaños que le encantan divulgar).

Por otro lado, este mes fue mi debut en otro blog, Cueva del Escritor, al que me uní después de pensarle mucho, sobre todo porque creí que mi horario laboral me impediría cooperar adecuadamente. Hasta la fecha he sacado he sacado tres entradas allí, y como no soy la única autora, el sitio se vuelve bastante interesante. Así que si lo visitan y nos regalan sus comentarios, me harían muy, muy feliz (Bell alza un cartel que dice "Cueva del Escritor" y lo agita de un lado a otro, mientras señala el banner colgado en la barra lateral izquierda). Bueno, no solo a mí, pero entienden lo que quiero decir...

De momento acaba el flash informativo, ojalá no aburriera a nadie. Cuídense mucho y hasta el siguiente parloteo.

lunes, 29 de julio de 2013

Personalidad Literaria XXI: Animalito especial

Nombre: Ed Kennedy.

Libro de origen: Cartas cruzadas (en el idioma original, The Messenger).

Consigna que cumple: #4, Personaje con una mascota.

¿Por qué cumple esta consigna? Ed es un muchacho que apenas va a cumplir los veinte, es delgaducho y un poco cobarde, que ya vive por su cuenta, maneja un taxi y en general, lleva una vida muy simple. En el transcurso de la novela, tiene interesantes "conversaciones" con una criatura que lo acompaña desde tiempo atrás: su mascota.
Cuento con un compañero de choza. Se llama Doorman y tiene diecisiete años. Se sienta delante de la puerta mosquitera con el sol pintado sobre su pelaje negro. Sus ancianos ojos brillan. Sonríe. Se llama Doorman porque ya desde muy pequeño mostró afición por sentarse delante de la puerta. Lo hacía en casa de mis padres y lo hace ahora en mi choza. Principalmente por lo mucho que le cuesta moverse a causa de la edad. Es un cruce de rottweiler y pastor alemán y desprende un hedor imposible de eliminar. […]

sábado, 27 de julio de 2013

Tinta a la Carta XLIX: Merienda en cuatro tiempos

~Aperitivo~
Un mal principio
(Lemony Snicket)
Había dicho que era el ejecutor testamentario, y Violet tuvo la sensación de que era realmente un «ejecutor», un verdugo. Se había acercado a ellos caminando por la playa y había cambiado sus vidas para siempre.
—Vengan conmigo —dijo el señor Poe, y alargó la mano.
Para estrecharla, Violet tuvo que tirar la piedra. Klaus estrechó la otra mano de Violet y Sunny la otra mano de Klaus, y de esa forma los tres niños Baudelaire —ahora huérfanos Baudelaire— se alejaron de la playa y de la vida que habían llevado hasta entonces.

~Entrada~
Anna vestida de sangre
(Kendare Blake)
—Quiero que me escuches atentamente, Thomas —digo —te agradezco la pista. Pero esto no es el Séptimo de Caballería y además no estoy reclutando ayudantes. ¿Me entiendes?
Y luego, antes de que pueda protestar, pienso con intensidad en todas las cosas horribles que he hecho y en las innumerables formas en que he visto fantasmas sangrar, arder y despedazarse. Le envío imágenes de los ojos de Peter Carver explotando en sus órbitas y del autoestopista del Condado 12 sangrando lodo negro, con la piel reseca y tirante sobre sus huesos.
Es como si lo hubiera golpeado en la cara. La cabeza se le descuelga hacia atrás y el sudor empieza a mojarle la frente y el labio superior. Traga saliva y la nuez le sube y le baja por la garganta. Creo que está a punto de echar a perder el sushi que se ha comido.
No protesta cuando pido la cuenta.

~Plato Fuerte~
El Mago
(Michael Scott)
—¿Necesito decir algo? —preguntó Sophie —¿Debo aprender algunas palabras?
—¿Como cuáles?
—Bueno, cuando encendiste la torre Eiffel, pronunciaste algo que sonaba como iggg–ness.
Ignis —corrigió el conde —Es el término en latín para referirse al fuego. Pero no, no necesitas decir nada.
—Entonces, ¿por qué lo dijiste?
Saint–Germain esbozó una amplia sonrisa.
—Pensé que quedaría genial en aquel momento.

~Postre~
Querido diario…
(Martin Waddell)
Cuatroojos ha elegido un mal momento. Justo en aquel instante la señora Hare (Tina) se da la vuelta para mirarlo y advierte su vista fija sobre ella.
Merson no es una excusa. Ella no lo ha visto. Lo único que ha visto es un chico maleducado que acaba de silbar detrás de ella. Supone que el silbido va dirigido a ella, también porque eso le habrá sucedido un montón de veces, pero evidentemente no le había pasado nunca que los que silbaran fueran individuos tan poco creíbles como Cuatroojos Vidriados.
—¡Mocoso maleducado! —grita —¿Cómo te atreves? ¡Deja de mirarme! ¡Lárgate o se lo diré a tu madre!
¡Cuatroojos no tiene dudas sobre quién es el destinatario de aquellas palabras!
¡Cuatroojos se pone morado y se retira!

Con mis agradecimientos para Nea Poulain, por la idea para el ciclo de entradas "Tinta a la Carta".

miércoles, 24 de julio de 2013

Describiendo a... (LIII)

Título: La Hechicera (en el idioma original, The Sorceress).

Autor: Michael Scott.

Sinopsis: [...] La situación no puede estar peor: Nicolas se debilita día a día y Perenelle, su mujer, sigue atrapada en Alcatraz. La única oportunidad que tienen es encontrar un tutor que enseñe los rudimentos mágicos necesarios a Sophie y Josh. [...] (Extracto de la contraportada de mi ejemplar).

lunes, 22 de julio de 2013

Personalidad Literaria XX: No debiste fallecer

Nombre: Belicia de Valvenado.

Libro de origen: Donde los árboles cantan.

Consigna que cumple: #17, Personaje con muerte injusta.

¿Por qué cumple esta consigna? Belicia es la mejor amiga de la protagonista de Donde los árboles cantan, y aunque no aparece de forma constante en la novela, se nota que es una chica alegre, un poco atrevida (al menos para los estándares del mundo donde vive), con la que se puede contar. Debido a ciertas circunstancias, termina en una situación desesperada y triste, aunque la esencia de su personalidad logra sobrevivir, aunque no como ella misma.
»Yo quise salvarla de esa vida que ella no había elegido. No salió bien. Ella murió, y por eso estoy aquí, diciendo estas palabras. Pero habría querido rescatarla de su marido, un hombre al que Belicia temía y odiaba. Ella misma me lo suplicó. Se habría adaptado bien a la vida en el bosque. Os habría gustado mucho, porque era alegre e ingeniosa… —se interrumpió de pronto, recordando a la pálida sombra que había rescatado en el castillo —Habríais llegado a quererla —concluyó, con un nudo en la garganta —Todo el mundo lo hacía.

sábado, 20 de julio de 2013

Tinta a la Carta XLVIII: Comida en cinco tiempos

~Aperitivo~
Marta la rara
(Ana Bermejo)
Su redacción, que ha acabado siendo más famosa que Harry Potter, decía más o menos así: «Mi familia es gente normal. Bueno, todos menos mi hermana, que es más bien rarita. Tiene trece años, lleva un horrible aparato en los dientes y unas gafas azules de lo más cursis. Se llama Marta, aunque todos la llamamos Marta Bis porque tiene doble personalidad.» Y añadía el muy cenutrio: «Lo de mi hermana es como lo de Jekyll y Hyde. Por la mañana puedes encontrarte con una Marta ñoña, que viste tutú, se traga los programas más petardos de la tele y se pirra por los bocatas de nocilla; y por la tarde aparece Marta la Intrépida, discípula aventajada de Mortadelo y Filemón, que atrae los problemas como un imán y es capaz de meterse en los líos más increíbles. Vamos, que mi hermana parece la niña de El exorcista

~Entrada~
Puro
(Julianna Baggott)
—Perdiz —susurra la chica, a quien pronunciar ese nombre le resulta extraño, demasiado personal. Aun así, lo repite —Perdiz, ¿estás bien?
El chico se vuelve a poner la capucha y se sienta en una roca intentando recobrar el aliento, con los brazos en torno a la mochila.
—Perdón.
—¿Perdón por qué? —pregunta Pressia.
—Por gritar. Me dijiste que no gritara —se restriega el hollín de una mano con el pulgar y luego se queda mirando el dedo —La tierra —dice con una voz sorprendentemente tranquila.
—¿Qué pasa?
—Que está sucia.

~Plato Fuerte~
Tormenta de Espadas (Canción de Hielo y Fuego III)
(George R. R. Martin)
—Estaba deseando que hicierais alguna tontería.
Sacó la espada de la vaina justo a tiempo para detener el primer golpe de Polliver.
Arya retrocedió un paso cuando empezó la canción del acero. El Cosquillas saltó del banco con una espada corta en una mano y un puñal en la otra. Hasta el rechoncho escudero de pelo castaño se había levantado y se buscaba el puño de la espada. Arya cogió la copa de vino y se la tiró a la cara. Tuvo mejor puntería que en Los Gemelos; la copa lo acertó de pleno en la enorme espinilla blanca, y el chico cayó de sentón.

~Entremés~
Cazadores de Sombras 2. Ciudad de Ceniza
(Cassandra Clare)
—¿Recuerdas que nos preguntamos si eso que Clary hizo funcionaría o no? —preguntó —Pues ya lo creo que funciona.
Alec parecía totalmente horrorizado.
—¿Qué dije?
—Has dicho que estabas saliendo con alguien —le contestó su padre —Aunque no has llegado a aclarar por qué era tan importante decírnoslo justo ahora.
—No lo es —repuso Alec —Quiero decir, no estoy saliendo con nadie. Y no es importante. O no lo sería si estuviese saliendo con alguien, cosa que no hago.
Magnus lo miró como si fuera un imbécil.

~Postre~
Harry Potter y las Reliquias de la Muerte
(J.K. Rowling)
—¿Están seguros de que lo han pensado bien? —perseveró Harry.
—Mira —replicó Hermione […] —llevo días preparando el equipaje, así que estamos listos para irnos en cuanto nos lo digas. Pero has de saber que, para conseguirlo, he tenido que hacer magia muy difícil, por no mencionar que he robado todas las existencias de poción multijugos pertenecientes a Ojoloco delante las narices de la señora Weasley.
»También les he modificado la memoria a mis padres, para convencerlos de que se llaman Wendell y Monica Wilkins y que su mayor sueño era irse a vivir a Australia, lo cual ya han hecho. […]
»Si salgo con vida de nuestra caza de los Horrocruxes, iré a buscarlos y anularé el sortilegio. De lo contrario… bueno, creo que el encantamiento que les he hecho los mantendrá seguros y felices. Porque Wendell y Monica Wilkins no saben que tienen una hija.

Con mis agradecimientos para Nea Poulain, por la idea para el ciclo de entradas "Tinta a la Carta".

miércoles, 17 de julio de 2013

Describiendo a... (LII)

Título: El Mago (en el idioma original, The Magician).

Autor: Michael Scott.

Sinopsis: Tras escapar de Ojai, Nicolas, Sophie, Josh y Scatty aparecen en París, el hogar del Alquimista y Perenelle, pero la vuelta no será tan dulce como desearían. Allí les estarán esperando nuevos enemigos, como Nicolás Maquiavelo, escritor inmortal que trabaja al servicio de los Inmemoriales y que está dispuesto a cualquier cosa por obtener el poder del Libro de Abraham el Mago. Mientras tanto, Perenelle se queda encerrada en Alcatraz y el tiempo corre en su contra [...]. (Extracto de la contraportada de mi ejemplar).

sábado, 13 de julio de 2013

Tinta a la Carta XLVII: Almuerzo en cuatro tiempos

~Aperitivo~
La era blanca
(Daniel J. Oropeza)
Jusf sonrió. Solo faltaba un pequeño tramo y llegaría. Comenzaba a mirar con curiosidad a todos los lugares, esperando de pronto encontrarse con un pequeño árbol, y luego con otro un poco más grande, y después uno más grande hasta llegar a uno que, quizá, le triplicase la altura a todos los árboles que pudiera ver jamás. Sí, él estaba seguro de que se encontraría con eso.
Hasta que un fuerte ventarrón pareció golpearlo. Hubo un sonido seco y cayó al suelo, rebotó un poco y luego quedó allí, tendido. Jusf nunca se habría imaginado que, cuando el canto estaba más cerca, algo lo sacaría de su ensoñación; y que, en ese preciso instante, alguien observaba desde la ventana de su casa, expectante a que algo sucediese.

~Entrada~
Salvavidas
(James Patterson y Andrew Gross)
Henri Gaume nació en 1836 en Clamart. Durante un tiempo pintó en Montmartre e hizo varias exposiciones entre 1866 y 1870 en el prestigioso Salón de París. Luego desapareció del ambiente artístico. El cuadro robado se llamaba Faire le ménage o Quehaceres domésticos, Se trataba de una lavandera mirándose al espejo sobre una palangana.
Ellie llamó a la galería donde Stratton alegaba que había comprado la pintura. El dueño casi no la recordaba. Dijo que provenía de una anciana de Provenza.
No puede ser la pintura. Gaume es un pintor demasiado común,
¿Habría algo en ella? ¿Un mensaje? ¿Por qué Stratton estaba tan ansioso por recuperarla? ¿Qué valía tanto como para justificar el asesinato de seis personas?

~Plato Fuerte~
¿Problemas? ¡Dímelo a mí!
(Lucy Frank)
—[…] ¿Quieres que vaya más despacio?
—No, así está bien —respondí, intentando no partirme de risa mientras escribía.
—¿Qué te parece tan divertido? —Will se acercó y leyó en voz alta por encima de mi hombro —«Le escribo para hacer una reclamación oficial sobre el saltarín y divertido cocinero. La docena de ocas que habíamos encargado no llegaron lo rápido que hubiera sido necesario. Estaban todas muertas.» Pero Iris… —Will también estaba desternillándose de risa —Esto no es lo que te he dictado.
—Pero es eficaz y no deja al que lee ninguna duda sobre el motivo de la reclamación y lo que debe hacer, ¿no te parece?
—Desde luego. Debe mandar otras ocas.

~Postre~
Exploradores de las sombras
(Robert Kurson)
—¿Qué sucede? —preguntó Gila, mientras se sentaba al lado de Nedel.
Por unos minutos, ninguno de los hombres pudo hacer otra cosa que llorar. Nedel no pronunció una sola palabra. Al fin, uno de los hombres dijo.
—Ninguno de nosotros regresará vivo.
—¿Qué estás diciendo? —soltó Gila —Por supuesto que van a regresar.
—No, no regresaremos —afirmó otro.

Con mis agradecimientos a Nea Poulain, por la idea para el ciclo de entradas "Tinta a la Carta".

miércoles, 10 de julio de 2013

Describiendo a... (LI)

Título: El Alquimista (en el idioma original, The Alchemyst).

Autor: Michael Scott.

Sinopsis: Cuando Sophie y Josh Newman, dos adolescentes que viven en San Francisco, deciden ponerse a trabajar en verano para sacarse un poco de dinero, no se imaginan que los afables propietarios de la librería donde Josh trabaja, Nick y Perry Fleming, son en realidad los últimos guardianes de un libro mágico y milenario, responsable del equilibrio entre el Bien y el Mal. (De la contraportada de mi ejemplar).

sábado, 6 de julio de 2013

Tinta a la Carta XLVI: Desayuno en tres tiempos

~Entrada~
El Principito
(Antoine de Saint–Exupéry)
—Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que vea mi rosa indudablemente podrá creer que mi rosa es igual a ustedes. Pero ella sabe que es más importante porque yo la he regado, porque a ella la abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres para las mariposas) y fue a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse porque, en fin, es mi rosa.
Y regresó con el zorro.
—Adiós —le dijo.
—Adiós —dijo el zorro —He aquí mi secreto, que es muy sencillo: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.

~Plato Fuerte~
Stardust
(Neil Gaiman)
—Te odio —dijo —Ya te odiaba por todo, pero ahora te odio más que nunca.
Tristran flexionó su mano quemada en el bendito frío interior de la nube. Se sentía cansado y un poco mareado.
—¿Por alguna razón en particular?
—Porque —explicó ella, con la voz tensa —ahora que me has salvado la vida, según la ley de mi pueblo, tú eres responsable de mí y yo de ti. Adonde tú vayas, yo también debo ir.
—Oh —dijo él —Eso no es tan malo, ¿verdad?
—Preferiría pasar mis días encadenada a un vil lobo o a un apestoso cerdo o a un duende de los pantanos —le contestó ella, secamente.

~Postre~
Rojo Feroz
(Jackson Pearce)
—Es igual, estoy bien —murmuro. Él sonríe. Cree que me está asustando y eso le encanta. No basta con asesinar y devorar a chicas. Necesitan asustarlas antes. Le doy la espalda y empiezo a alejarme deprisa, dejando que la capa se infle con el viento para provocarlo. «Anda, sígueme.» Ha llegado la hora de morir.
—¡Oye, espera! —me llama. Habla con voz ensombrecida, casi gutural. Intenta frenar la transformación, pero su hambre puede más. De alguna forma «lo siento».
Siento su deseo de sangre flotando en el aire. Quiere despedazarme, clavarme los dientes en la garganta. Me detengo y dejo que la capucha se me caiga y el cabello se agite con el aire. Lo oigo gemir con repugnante placer mientras coloco los dedos sobre el mango del hacha. «No te vuelvas todavía.» Aún no ha cambiado, y si me ve las cicatrices de la cara, adiós tapadera. No me puedo arriesgar a que se escape: tiene que morir. Merece morir.

Con mis agradecimientos a Nea Poulain, por la idea para el ciclo de entradas "Tinta a la Carta".

jueves, 4 de julio de 2013

Describiendo a... (e-XI)

Portada en mi archivo epub.
Y me gusta más que la de Alfaguara.
Título: The Blessed (traducción aproximada, Las Bendecidas).

Autor: Tonya Hurley.

Sinopsis: Cuando Agnes, Cecilia y Lucy ingresan la noche de Halloween en el hospital del Perpetuo Socorro, no imaginan lo mucho que cambiarán sus desastrosas vidas. Tres pulseras entregadas por un chico anónimo las unirá a las puertas de una iglesia a punto de ser derruida, y lo que allí viva durante tres días cambiará no solo cómo son, sino lo que son. [...] (Extracto de la introducción).

lunes, 1 de julio de 2013

Personalidad Literaria XIX: Oficio de vida o muerte

Nombre: Teseo Casio "Cas" Lowood.

Libro de origen: Anna vestida de sangre (en el idioma original, Anna Dressed in Blood).

Consigna que cumple: #2, Personaje con un trabajo riesgoso.

¿Por qué cumple esta consigna? Cas es un chico a punto de terminar la preparatoria, pero en vez de preocuparse por eso o por la última fiesta, anda en búsqueda de fantasmas a los cuales "matar". Se supone que es el "negocio" familiar, y él lo lleva a cabo lo mejor que puede, porque además, sabe que es de los pocos capaces de hazañas semejantes. Todo por el bien de los que quedan vivos.
Dice que Peter Carver me atacó. Así es, me atacó, pero después de colarme en la casa abandonada de la familia Carver. Fue mi primer trabajo y afirmar que lo hice sin el permiso de mi madre sería quedarse corto. Lo hice a pesar de los gritos de protesta de mi madre y tuve que forzar la ventana de mi habitación para salir de casa. Pero lo conseguí. Me llevé el cuchillo de mi padre y me colé en aquella casa. Esperé hasta las dos de la madrugada en la habitación donde Peter Carver disparó a su esposa con una pistola del calibre 44 y luego se ahorcó con su propio cinturón en el ropero. Esperé en la misma habitación donde su fantasma asesinó a un agente inmobiliario que intentaba vender la casa pasados dos años del asesinato, y a un perito un año después.