miércoles, 25 de diciembre de 2019

Describiendo a... (CCLXXX)

Título: Un Palacio de Cristal (en el idioma original, Ein Palast aus Glas).

Autor: Cornelia Funke.

Sinopsis: [...] La mágica historia de amor que pudo haber inspirado la construcción del Palacio de Cristal. [...] (Extracto de la contraportada de mi ejemplar).

Editorial de mi ejemplar: Ediciones Siruela, S. A.

¿Qué les puedo decir? Funke me gusta mucho. Ustedes lo saben, yo lo sé. Así pues, no es de extrañar que, al ver algo suyo en español, quiera adueñarme de él porque, hasta hace relativamente poco, no era muy conocida o promocionada (al menos, que me diera cuenta). Como sea, hallé este librito (literalmente, es una miniatura, más comparándolo con lo que suelo leer) en una de mis exploraciones en Amazon México para aprovechar una promoción, así que entre eso y que este título en particular de Funke no lo había visto en la vida, ¡que venga a mí!

Hay en cierto parque español un palacio de cristal, hecho por un hombre que se volvió famoso, entre otras cosas, gracias a esa obra arquitectónica. Sin embargo, nadie parece imaginar siquiera qué llevó a ese hombre a erigir un palacio de cristal, porque en aquellos tiempos era una moda y, por lo tanto, la creencia popular es que este señor la siguió y le salió bien. Pero según la versión de Funke, no fue así.

En un pintoresco café, el señor arquitecto en ciernes, siendo joven, de pronto conoció a una joven que, por alguna misteriosa razón, pareció salir de un espejo bellamente enmarcado (espejos... si les sonó de otras obras de Funke, no se preocupen, no son los únicos). La joven parece corresponder el creciente afecto de nuestro arquitecto, pero no deja de hablar de un mundo que a su amado le parece mera fantasía, y al cual ella quiere regresar ansiosamente. ¿La dejará ir el hombre? ¿O ella aceptará quedarse de buena gana?

Lo que les cuento, quizá, para algunos parezca una trama lo suficientemente intrigante como para que dure mucho, pero como mencioné, este libro es una miniatura, y no solo lo digo por su tamaño (es casi tan largo como mi mano abierta). En sus pocas páginas de texto, acompañadas de dibujos preciosos, nos introduce primero al objeto de curiosidad, en este caso el Palacio de Cristal del Parque del Retiro, en Madrid. Funke usó esa construcción para crear una fábula realmente veloz, corta, bonita y melancólica, de dos personas que se amaron, pero cuyas diferencias no parecen poder conciliar. Su historia llevó a la construcción de una obra de arte, pero ¿a qué precio? Tendrán que leer el libro para averiguarlo, porque decirlo aquí sería desgranar casi todo y ya saben que no soy partidaria de dar spoilers gratis.

Dato aparte, que tal vez a algunos les interese: la compra de este libro apoya a una campaña llamada "Cada niño y niña cuenta", que la ONG Plan Internacional lleva a cabo para ayudar a que todo niño en el mundo tenga una identidad legal y con ella, disminuir su vulnerabilidad. En los Derechos Humanos de los Niños, reconocidos internacionalmente, uno de los más básicos habla de eso, cuando enuncia algo parecido a "Todo niño tiene derecho a un nombre [...]". Si lo piensan, muchas de las cosas que suelen tramitarse para un niño comienzan con el documento más básico de éste, el acta de nacimiento (o su equivalente en cada país), donde se asienta quién es, así que no me parece mal que alguien se interese por una causa como esta. Los niños, pienso yo, son el futuro del mundo y depende de nosotros los adultos, el ayudarles a construir ese futuro, con lo mucho o poco que podamos hacer.

Cuídense mucho y nos leemos a la próxima.

(Leído en 2018) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario