miércoles, 22 de enero de 2020

Describiendo a... (CCLXXXIV)

Título: El cascanueces y el rey de los ratones (en el idioma original, Nussknacker und Mauseköning).

Autor: Ernst Theodor Amadeus Hoffman.

Sinopsis: [...] Conocerás la historia del Cascanueces que cobra vida en la noche de Navidad y donde la joven Marie Stahlbaum será llevada a un mundo mágico. (Extracto de la contraportada de mi ejemplar).

Editorial de mi ejemplar: Grupo Editorial Tomo S. A. de C. V.

¿Qué les puedo decir? Es imposible que alguien en este mundo no haya siquiera escuchado nombrar al Cascanueces, ¿no les parece? Quizá lo primero que les viene a la mente al oírlo mencionar, es el ballet, en esa obra famosa de música y movimiento que, por su tema, se suele presentar cada temporada navideña en un montón de partes del mundo. Sin embargo, como quizá le pase a varios, ignoraba que estaba basado en una obra literaria, así que al verla en la librería, en una edición bastante económica, decidí leerla. Total, ya había visto un par de adaptaciones, ¿qué tan diferente podía ser? (Bell ya debería haber aprendido que esa pregunta no debe hacerse, pero igual la suelta).

En Navidad, en casa de los Stahlbaum, ya está todo listo para la Navidad, esperando la llegada de un personaje que siempre les hace disfrutar más esas fiestas. Cuando dicho personaje llega, los niños lo reciben con alegría, pues se trata de su padrino, el señor Drosselmeier, que les suele llevar algunas maravillas y ese año no es la excepción, siendo uno de sus regalos un muñeco con el cual pueden partirse las nueces con más facilidad, aunque no es muy agraciado. Marie, la niña de los Stahlbaum, se queda inexplicablemente encantada con el muñeco, por lo que Drosselmeier le cuenta una historia en referencia a él, ¿pero con qué fin?

La historia que la mayor parte de la gente conoce del Cascanueces, no es muy parecida a la del libro. Se los digo ahora porque, quizá, si sienten suficiente curiosidad irán a conseguir una copia y podrían llevarse un chasco. Sin embargo, no está mal conocer aquello que inspiró las versiones que conocemos, porque puede que algunos detalles valgan mucho la pena. Al menos eso pienso, tras haberme leído el libro y enterarme de unas cuantas cosas, tanto de los personajes como de la trama. *Rompiendo mi propio principio anti-spoilers, les digo una cosa: no hay una Clara en el libro.*

Si bien el librito (porque sí, es corto) es interesante, es evidente que se trata de un tipo de cuento, uno largo quizá, pero cuento. ¿Por qué? Bueno, porque no es muy complicado ni profundo, tampoco da demasiadas explicaciones en ciertos detalles. Se limita a lo esencial, contar una historia (y en cierto momento, una historia dentro de la historia). Siendo una adulta, soy de las que se preguntan tal o cual razón, pero les aseguro que los niños son un poco más inocentes y solo escucharían la narración con cierta fascinación (al menos eso quiero creer, algunos niños de hoy en día no son muy crédulos que digamos). No niego que Hoffmann narró una buena historia, tanto así que se volvió famosa y ha perdurado en diversos formatos, pero ahora mismo, prefiero oír la música del ballet basado en ella.

Cuídense mucho y nos leemos a la próxima.

P. D. Los asteriscos enmarcan algo que quizá no sea la gran cosa, pero si lo leen, será bajo su propio riesgo.

(Leído en 2018)

No hay comentarios:

Publicar un comentario