miércoles, 15 de noviembre de 2017

Describiendo a... (CCXXIV)

Título: American Gods (en el idioma original, igual).

Autor: Neil Gaiman.

Sinopsis: [...] Días antes de salir de prisión, la mujer de Sombra, Laura, muere en un misterioso accidente de coche. Aturdido por el dolor, emprende el regreso a casa. En el avión, se encontrará con el enigmático señor Wednesdey, que dice ser un refugiado de una guerra antigua, un dios y también el rey de América. Juntos se embarcan en un viaje extraño a través de los Estados Unidos, mientras una tormenta de dimensiones épicas amenaza con desencadenarse. [...] (Extracto de la sinopsis de Goodreads).

Editorial de mi ejemplar: Roca Editorial de Libros, S. L.

¿Qué les puedo decir? Gaiman es un autor que me gusta. Digo, eso pienso de varios, prácticamente de la mayoría que han pasado por las seudo-reseñas, pero debo confesar que Gaiman está en un puesto elevado de la lista, aunque a veces no logro entender los giros de sus historias. O mejor dicho, le pierdo el hilo a los giros de sus historias si no son lo suficientemente explícitos para mi pobrecilla mente. Pero eso es cosa mía (descubierta cuando leí por primera vez Stardust), así que no se preocupen por eso y pasemos a lo que importa.

Justo cuando está a punto de salir de prisión, un hombre apodado Sombra recibe la noticia de que su esposa ha muerto. Él la quería mucho y era la única persona que le quedaba, así que de camino al funeral, se pregunta qué hará con su vida, considerando que por sus antecedentes, tendrá problemas en conseguir empleo. Así, se topa con un tipo misterioso que se hace llamar Wednesday (literalmente "Miércoles" en español), que parece saber bastante de él y le ofrece trabajo. Al principio Sombra no le hace mucho caso, pero por ciertas circunstancias, acaba aceptando la oferta, convirtiéndose así en un acompañante "todólogo" de Wednesday, pero ¿para qué?

Aunque el título da una idea, la trama de la novela acaba por confirmarte parte de lo que vas a encontrarte: dioses, decenas de deidades, grandes y pequeñas, enaltecidas y algunas, olvidadas por los humanos desde hace mucho tiempo. En Estados Unidos se establecieron muchos dioses distintos debido a la gente que, al llegar allí, lo hacía con todo y creencias. Es una teoría interesante, la verdad, mientras acompañamos a Sombra con su peculiar jefe, al tiempo que Gaiman ofrece capítulos que no están muy relacionados con la trama central pero que buscan enfatizar un punto: los dioses puede que todavía caminen entre nosotros... E incluso están en posibilidades de destruirnos mientras arreglan sus propios asuntos.

Siendo honesta, había partes en las cuales Gaiman no parecía llevar a ningún lado, así que solo podías imaginar lo que seguía, o cuánto tiempo tardaría Sombra en hacer otra cosa que lo llevara a la cárcel. Así, aunque parezca increíble, se va involucrando en algo que no hubiera querido saber, pero ya que está en eso, procurará salir vivo y entero. Lo demás, ya se vería, ¿no? Y créanme que no me olía el papel de Sombra en los planes de Wednesday hasta muy avanzada la trama.

Si algo me gusta desenmarañar a veces, es la mitología. Inspira a muchos, incluyéndome, así que es peculiar el leer a varios dioses, entre los famosos y los no tanto, que hacen de las suyas de costa a costa. Hay dioses para todos los gustos aquí, incluso algunos derivados de detalles modernos que quizá luzcan inofensivos, pero que quizá a la larga, nos acabarán consumiendo.

Cuídense mucho y nos leemos a la próxima.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Describiendo a... (CCXXIII)

Título: Doctor Sueño (en el idioma original, Doctor Sleep).

Autor: Stephen King.

Sinopsis: Danny Torrance, aquel niño aterrorizado del Hotel Overlook, se ha convertido en un adulto alcohólico y sin residencia fija que vive atormentado por sus visiones y por los fantasmas de su infancia, que ha aprendido a controlar pero no a eliminar de su mente. Un día se siente atraído por una ciudad de New Hampshire, de donde le llega la visión de Abra Stone, una niña que necesita su ayuda. La persigue una tribu de seres paranormales que viven del resplandor de los niños especiales, y precisamente el de Abra tiene mucha fuerza... Danny sabe que sin su ayuda nunca conseguirá escapar. [...] (Extracto de la contraportada de mi ejemplar).


miércoles, 1 de noviembre de 2017

Describiendo a... (CCXXII)

Título: El resplandor (en el idioma original, The Shining).

Autor: Stephen King.

Sinopsis: [...] Danny tenía cinco años. [...] tenía pruebas de que sus fantasías relacionadas con el resplandor del espejo acabarían cumpliéndose: «REDRUM»... «MURDER», asesinato. Pero su padre necesitaba aquel trabajo en el hotel. Danny sabía que su madre pensaba en el divorcio y que su padre se obsesionaba con algo muy malo, tan malo como la muerte y el suicidio. Sí, su padre necesitaba aceptar la propuesta de cuidar aquel hotel de lujo con más de cien habitaciones, aislado por la nieve durante seis meses. Hasta el deshielo iban a estar solos. (Extracto de la contraportada de mi ejemplar).

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Describiendo a... (CCXXI)

Título: Fuera de mí (en el idioma original, Out of my mind).

Autor: Sharon M. Draper.

Sinopsis: Melody es la más inteligente de toda la escuela... pero nadie lo sabe. Su memoria y su capacidad son increíbles. La mayoría de la gente maestros y médicos incluidos cree que es medio retardada, y asiste a un aula especial donde le repiten el abecedario una y otra vez. Si pudiera contarles a todos lo que piensa y lo que sabe... [Extracto de la contraportada de mi ejemplar]

Editorial de mi ejemplar: V&R Editoras.

¿Qué les puedo decir? A veces esta clase de historias no son lo que me gustaría leer. Me explico: soy una pobre con corazón de pollo y sé que algo de este tipo acabará causando que quiera llorar, reír a carcajadas o maldecir a alguien... o todo al mismo tiempo. Y aún así, compro estos libros, los devoro y me pongo a reflexionar sobre lo bueno y lo malo de la vida, que tengo ventajas que otros no, aunque haya días en que quisiera esconder la cabeza cual avestruz... En fin, no creo que vengan a leer mis dilemas existenciales (no en una seudo-reseña, al menos), así que pasaré a lo que interesa.

Melody empieza describiendo que está rodeada de palabras, que tiene once años... y que nunca ha dicho nada. Debido a una discapacidad, ella es incapaz de hacer muchas cosas por sí misma, pero resulta tener una mente privilegiada que muy pocos son capaces de vislumbrar. Su familia la quiere, aunque ella misma sabe que no siempre la puede comprender; tiene unos cuantos amigos y es cuando comienzan en su escuela algunas llamadas "clases de inclusión" que puede demostrar lo inteligente que es, preguntándose si eso bastará para que aprendan a aceptarla, con todo y todo.

Debo decir que Melody me cayó bien. Tiene su carácter, sabe lo que puede hacer y lo que no aunque claro, también es una niña como cualquiera y puede sentirse frustrada. ¡Y vaya que tiene razones para frustrarse! Si una, siendo relativamente normal (física y mentalmente hablando) se desespera cuando no tiene la posibilidad de comunicarse como los demás, ¿se imaginan a alguien muy lista y que entiende muchas cosas, pero que no puede decirlo por más que lo intente? Sí, piénsenlo. Mejor aún, jueguen un rato a que no pueden hablar ni moverse mientras a su alrededor la gente sigue su curso. Entonces creo que entenderán de lo que hablo.

Lo que me sorprendió de este libro, aparte de hacer a una niña como Melody un personaje muy real, es un detalle que les advierto que puede considerarse spoiler. Si siguen, es bajo su responsabilidad. Bien, aquí va: el final no es exactamente "y vivieron felices para siempre". No malentiendan, Melody tiene una vida relativamente feliz, porque como he mencionado, su familia la quiere y tiene gente a su alrededor que le ayuda y a quien agrada. Pero durante la historia, pasa algo que no es precisamente alegre y que aumenta de manera aterradora esa frustración de la que hablaba. Eso es lo que no termina bien y que me hace pensar que a veces, los verdaderos discapacitados podemos ser los considerados normales. Pero claro, eso lo sabemos de sobra, ¿no?

Si quieren pasar un buen rato e intentar algo de empatía con una persona no tan afortunada, creo que este es su tipo de libro. A mí no me duró gran cosa y es una de esas historias con las que pensé "¡Válgame, esto de verdad pudo haber pasado! Por cómo es la gente..."

Cuídense mucho y nos leemos a la próxima.